10 insectos deliciosos que nos comemos los mexicanos

El sabor de los insectos mexicanos casi siempre es exquisito, además de que la mayoría de ellos son muy saludables

Siempre que alguien me pregunta ¿Quieres comer insectos?, viene a mi mente aquella famosa frase de ¡viscosos para sabrosos!, en México hemos rescatado en los últimos años una gran variedad de insectos que son comestibles desde épocas prehispánicas. La realidad es que más de un viajero extranjero y uno que otro mexicano, le haría gestos a probar estos deliciosos platillos, pero creo que siempre debemos arriesgarnos, por que la recompensa puede ser muy grande, ya que su sabor casi siempre es exquisito, además que la mayoría de ellos son muy saludables si los consumes. 


Acocil

El acocil es una pequeña langosta que vive bajo las piedras de las lagunas y ríos de la zona centro de la República Mexicana y tiene un sabor único. Este pequeño animal tiene dos tenazas, cuatro patas, cuatro antenas y es posible degustarlo frito o asado. Cabe mencionar que el acocil es de color gris o café, pero una vez que es cocinado adquiere un tono rojizo. Usualmente, este manjar se prepara en cócteles, caldos o simplemente en un taco acompañado de alguna salsa picante.

Ahuautle 

El Ahuautle es la hueva de mosca axayácatl, un insecto típico de las regiones con lagos y lagunas, que es donde este tipo de mosca abunda. Existen diversos platillos a base de este peculiar ingrediente, entre los más comunes son tortitas guisadas, tamales o mixiotes.

Alacran 

Si llegas a México y crees que lo único tradicional son los tacos de carnitas o barbacoa, te equivocas. ¡Lo de hoy son los tacos de alacrán! Este platillo se ha vuelto muy popular en Durango, donde se prepara capeado, frito o con mantequilla. ¿Que a qué sabe? Muchos lo comparan con el sabor del pollo o los charales, pero si quieres comprobarlo, visita el restaurante Raíces, por supuesto, en Durango.

Chapulines 

Tal vez el insecto más popular en la cocina mexicana. Se consumen en distintos estados de la República, aunque lugares como Oaxaca son famosos por el uso de este insecto en diversos platillos. Su sabor metálico, algo salado, hace de ellos un manjar para muchos y un reto para otros tantos. En tacos con aguacate o guacamole, limón y una buena salsa, pueden fungir como llave a un paraíso saboreo.

Chicatana 

Las Chicatanas son las hormigas aladas, de gran tamaño, rojas, que crecen a orillas de los ríos. Tras asarlas en el comal, se muelen en metate y se mezclan con ajo, chile, sal u otras especies. El resultado se come gustosamente sobre una tortilla de maíz y acompañado de una buena salsa.

Chinicuiles

Así se le conoce a los gusanos rojos de maguey. Son mucho más comunes que su similar blanco, y abundan entre julio y septiembre. Su fama se debe en buena medida a que muchas veces se introducen en botellas de mezcal.

Cuchamá 

Los gusanos de cuchamá son originarios de Zapotitlán Salinas, Puebla. Se pueden preparar fritos o al mojo de ajo y son considerados como uno de los alimentos más nutritivos dentro de la cocina tradicional mexicana. Además de su alto grado de nutrientes, son muy sabrosos y fácilmente podrías desarrollar una adicción a ellos. Su consumo es estrictamente local, por lo que tendrás que dar una vuelta a Zapotitlán Salinas para probarlos. Los puedes encontrar en puestos callejeros o en restaurantes como el Itandehui.

Escamoles 

Los escamoles son la hueva de hormiga, este platillo es conocido como el “caviar mexicano” por la delicadeza y exquisitez de su sabor, el escamol ha sido un alimento muy apreciado desde tiempos prehispánicos. Principalmente se recolecta en Hidalgo, Puebla, Tlaxcala y Guanajuato, y aunque lo más común es comerlos ligeramente fritos en mantequilla con un toque de epazote, también se pueden mezclar con huevos o hacer en mixiote.

Gusanos de Maguey Blanco 

Cuando piensas en unos tacos, difícilmente serán gusanos lo primero que se te venga a la mente como relleno; sin embargo, un buen taco de gusanos de maguey acompañado por una rica salsa molcajeteada es una verdadera delicia. El gusano de maguey es saladito y crujiente al masticar, con un sabor similar al que deja el mezcal en el paladar. Los gusanos de maguey son tradicionales de Hidalgo, pero los puedes encontrar en muchos restaurantes del centro de México. En la Ciudad de México, puedes saciar tu antojo en restaurantes como la fonda El Refugio. No lo pienses tanto, ¡después de probarlos es probable que pidas más!

Jumiles 

Los Jumiles son la chinche de monte, populares sobretodo en ciertas regiones de Morelos y Guerrero, su sabor resulta muy peculiar, un tanto “acanelado”, ya que se alimentan de tallos y hojas de encinos, lo cual hace de su sabor uno muy distintivo y original.

AQUÍ TUS COMENTARIOS

$type=grid$count=3$hide=home$meta=0$rm=0$snip=0$label=0$src=random-posts

Nombre