A comer celestial en la Central de Abastos - 7 lugares con todo el punch Chilango

La Central de Abasto es el mercado más grande del mundo, imagina todos los sabores que podemos encontrar en este tesoro de la CDMX. Este gran mercado es especialista en abarrotes, víveres, frutas, legumbres, flores, hortalizas, aves, carne, pescados, mariscos, follajes y… comida!

Visitar la Central de Abasto (CEDA), el mercado más grande del mundo, no sólo significa descubrir y comprar los mejores y más frescos ingredientes de distintas regiones del país y otros lugares del mundo, sino disfrutar ahí mismo de propuestas culinarias que enamorarán por su sabor. 




El encanto de los mercados radica en los tesoros que uno puede encontrar en forma de alimentos, cocinados por personas que gozan de un don único y de una pasión por la comida que es transmitida en cada platillo. 



A continuación te presentamos siete lugares que puedes visitar en tu recorrido por la Central de Abasto: 


“La Poblanita” 

Para aquellos visitantes que gustan de descubrir sabores caseros, este lugar ofrece una diversidad de tacos de guisado que están para chuparse los dedos.

Carnitas “Estilo Michoacán” 

El olor de esta delicia culinaria seducirá a quienes deseen probar una jugosa carne preparada con la receta tradicional del poblado de Quiroga.

“La Tapatía” 

Los platillos típicos mexicanos que ofrece este restaurante te pondrán en apuros ya que será difícil elegir. Un must son las enchiladas de mole.

“Pío Pío” 

El menú incluye desde clásicos desayunos como chilaquiles, huevos y molletes; hasta comida corrida gourmet, o bien lomo de salmón a la parrilla o cortes de carne.

Villa Guerrero

Tacos y tortas reinan el menú de este local que desde hace años ofrece estos antojitos a todos los gustosos. El pan es artesanal, que le da un sabor totalmente distinto, y qué decir de los tacos de cabeza, ¡un deleite!

Tlacoyos Martha 

Desde hace 30 años este modesto puesto satisface el apetito con deliciosos tlacoyos de maíz azul te dejará gratamente sorprendido. Pide un café de olla, no te arrepentirás, es un combo ganador. Y si amas el picante, anímate a probar las deliciosas salsas. 


Si te has gastado casi todo el presupuesto comprando insumos pero tienes hambre, entonces visita el comedor de la CEDA –que sirve entre mil 500 y 2 mil comidas al día– el cual está abierto a todo público, y en donde podrás probar comida balanceada y con sabor casero.

AQUÍ TUS COMENTARIOS

$type=two$count=6$show=post$meta=0$rm=0$snip=0$label=0$src=random-posts