De verdad podemos ir de turistas a la Antártida ??? Claro que sí, aquí te decimos como lograrlo

Definitivamente la Antártida no es un destino barato, pero si es una gran experiencia

La reciente preocupación por el cambio climático en el planeta, ha provocado que muchos viajeros aventureros lleguen hasta la Antártida, si decides explorar esta tierra como lo hiciera el noruego Roald Amundsem, el primer ser humano en llegar hasta el polo sur en 1911, aquí te dejamos una pequeña guía para lograrlo. 



La Antártida es uno de los seis continentes de la Tierra, el último descubierto por el hombre y el más frío de todos. Está, en su mayor parte, cubierta por una titánica capa de hielo que constituye una de las mayores reservas de agua dulce del planeta. 


El turismo en la Antártida tiene como escenario principal la Península Antártica, el territorio más benigno del continente helado en lo referente a temperatura y orografía. El verano austral (entre noviembre y febrero) es el único momento del año durante el cual un viaje turístico a la Antártida es viable. 

En la Antártida no hay etnias ni comunidades humanas propias de la Antártida. Los únicos enclaves humanos existentes son las bases científicas, de mayor o menor tamaño, que mantienen algunos países como Argentina,Chile o Estados Unidos. Las hay de varios tipos, siendo la chilena Villa Las Estrellas una de las mayores y mejor equipadas, ya que cuenta, entre otros servicios, con oficina bancaria, gimnasio, oficina de correos y tienda de recuerdos. 


Es uno de los mejores lugares del mundo para observar algunas especies animales realmente espectaculares, como ballenas, pingüinos, orcas o leones marinos. 

Dependiendo de la modalidad de viaje que se escoja, pueden realizarse actividades muy interesantes en la Antártida. Algunas de ellas son accesibles a todo el mundo, como los paseos en moto de nieve, raquetas o esquís, mientras que otras requerirán cierta forma física o ciertas habilidades por parte del viajero, como los recorridos en kayak o la inmersión bajo el hielo.


Estas son las dos formas más sencillas en que se puedes llegar a la Antártida: 


De lejos, la forma más común de viajar a la Antártida es en un crucero especial. Hay varios viajes diferentes, pero normalmente todos demoran entre 10 días y tres semanas. Puedes tomar varias rutas hacia la península dependiendo de cuál sea el lugar de partida. Las ventajas de estos cruceros es que el barco te provee de todo lo que necesitas y lograrás ver la Antártida y su vida silvestre de cerca por un período extenso de tiempo, la mayoría de estos cruceros parten desde Argentina y Chile. 


La forma más sencilla de ver la Antártida es desde arriba. Puedes reservar una excursión para sobrevolar la Antártida, lo cual te permitirá ver sus increíbles paisajes blancos desde la comodidad de un avión. Actualmente, Australia es el único lugar donde puedes tomar estos vuelos. También esta la opción de aterrizar en la Antártida, siendo esta la forma más fácil de llegar a la Antártida, estos vuelos se pueden tomar desde Argentina, Australia, Chile o Sudáfrica. 

El verano austral, las temperaturas permiten viajar a la Antártida sin que el visitante deba preocuparse por quedar literalmente congelado. Así, entre noviembre y febrero, la mejor época del año para organizar un viaje a la Antártida, la mirada al termómetro se torna mucho menos temible, devolviendo temperaturas de entre 5 y 15ºC.


Por supuesto por tratarse de la Antártida no se solicita VISA, ni vacunas especiales para poder ingresar. 

Definitivamente esta puede ser una gran aventura, la verdad es que a mi me encantaría poder hacer este viaje, solo que para lograrlo habrá que ahorrar al menos unos 8 mil dólares, que es lo que cuesta uno de estos viajecitos, lo bueno cuesta, pero indudablemente se disfruta. 

AQUÍ TUS COMENTARIOS

$type=two$count=6$show=post$meta=0$rm=0$snip=0$label=0$src=random-posts