Las 10 marcadísimas diferencias entre la mente cotidiana de los hombres y las mujeres

Muchos estudios han demostrado que la mente masculina y la femenina organizan y jerarquizan la información de manera diferente.

La explicación es a  nivel psicológico y neuronal. Todas sus células nerviosas llevan inscrito el género: XX o XY. Y las hormonas hacen lo suyo. La testosterona en ellos, y los estrógenos en ellas, nos diferencian desde el primer momento y durante el resto de la vida.


Comunicación libre
Comunicarse con otros y otras son terreno de las mujeres. Ellas pueden expresarse de manera sumamente elocuente y exteriorizar sus emociones NO es una dificultad para ellas como SÍ lo es para los hombres.

Enfocados
Los hombres se meten a las tareas o pensamientos puntuales les permite a ellos tener mejor capacidad para enfocarse en lo que están haciendo e, incluso, les cuesta abandonar una tarea porque necesitan resultados inmediatos. A las mujeres les cuesta ocuparse de una sola cosa a la vez.

Empatía emocional
Por naturaleza, las mujeres se han caracterizado por su capacidad para empatizar con el estado de ánimo de los demás. Entran en sintonía con otros con total facilidad y pueden leer sus emociones sin problema y ofrecer soluciones.


Pareja
A los hombres les cuesta hablar de las cosas que les pasan en su vida con su pareja; son más introspectivos, no comparten fácilmente sus problemas, no quieren expresar ciertas emociones. Por el contrario, muchas veces la mujer encuentra consuelo a sus problemas en el simple hecho de poder compartir sus angustias con otros.

La conciliación
Las cualidades de la tolerancia, la comprensión y las facultades comunicativas le han sabido brindar a la mujer la capacidad de lograr distender conflictos y ser mejores negociadoras que los hombres. Por su percepción de los demás tienen un talento mayor para la conciliación y son excelentes mediadoras.

Sexo
Los hombres cuentan con un espacio dos veces y medio mayor en su cerebro para la libido. Es por esta razón que desde chicos son más sensitivos en este aspecto y durante la adolescencia, mayores los pensamientos sexuales, mientras las mujeres están más atentas a sus emociones, a conversar con sus pares, a comunicarse y compartir a otro nivel.




Capacidad de escucha
Cuando una mujer escucha presta total atención y puede conversar a la vez, conectándose realmente con el otro y con sus emociones. Los hombres, por su foco en una única tarea, solo pueden escuchar o hablar. Ellas conversan de varios temas variando el foco con rapidez, lo que resulta sumamente confuso para ellos. Las mujeres han desarrollado tal capacidad de escucha que no solo oyen y comprenden mejor a su interlocutor sino que además distinguen sonidos y pueden diferenciar distintas tonalidades en la voz para interpretar emociones.

El amor
Así como el sexo se encuentra en un nivel de interés más alto para el hombre, para la mujer el plano amoroso se encuentra un escalón más arriba. Las mujeres dan más importancia al amor, a la unión profunda de emociones y sentimientos, mientras el hombre considera como más indispensable el placer sexual.

Memoria
La mujeres son más memoriosas. Su capacidad para conectarse con sus emociones hace que cada asunto de sus vidas esté íntimamente relacionado con una emoción y eso permite plasmarlo en la memoria y recordarlo por siempre. Por eso las mujeres suelen decepcionarse ante el olvido de fechas importantes que ellas recuerdan a la perfección pero ellos no.


Mente en cero
Aunque esta cuestión parezca tan increíble para las mujeres al punto de desconfiar de los hombres, es momento de enterarse: los hombres tienen la capacidad de pensar en nada. Ellos pueden tener su mente apagada. Por eso no es extraña su tendencia hacia actividades “zombie”, como pasar horas pescando o hacer zapping con el control remoto sin prestar real atención a ningún programa televisivo. Aunque la mente de la mujer nunca se detiene, pueden confiar en que ellos no les mienten cuando ellas les preguntan en qué piensan y responden: en nada.

Preocupación

Las mujeres se preocupan más, es un hecho. Se dedican a organizar su vida y la de otros, discuten con los hijos, se alteran por sus salidas, llegadas, compañías, horarios. Se preocupan por el futuro de su familia, por su país, por la humanidad. Sensibilidad y ansiedad se mezclan para generar esta característica. Los hombres son mejores para vivir en el presente y tienen mayor temple para no “pre-ocuparse”, es decir no ocuparse con anterioridad de aquello que no podrán solucionar.

fuente:ehowenespanol.com



!GRACIAS por leernos! ¿Te gusto este artículo?
Nos encantaría que nos dejaras un comentario o nos compartas con tus amigos! 

VER MÁS$type=carousel$sn=0$cols=4$va=0$count=12$sp=3000$src=random-posts$hide=page